Cirugía para aumento de mamas en Málaga


Aumento y elevación de mamas

Aumento de mamas
Elevación y reducción de mamas

Aumento de mamas

El doctor Juan Carlos Hijano Mir está especializado en la cirugía para aumento de mamas y elevación de las mismas. Para que estés bien informada te explicamos lo siguiente:

Tipos de prótesis o implantes mamarios

En la actualidad existen varias clases legalizadas de prótesis de mama. Todas las prótesis se forman con una bolsa hecha de silicona y su contenido puede ser de gel de silicona, de suero fisiológico o de gel de silicona cohesivo. En cuanto a la forma existen dos tipos:

  • Prótesis clásicas: tienen forma redonda.
  • Prótesis anatómicas: tienen forma similar al pecho y proporcionan resultados óptimos.

¿Cómo se realiza?

  • Se realiza bajo anestesia general y en ocasiones no necesita ingreso hospitalario, que suele reducirse a una noche.
  • El método para introducir la prótesis depende de su anatomía y de las recomendaciones del cirujano.
  • Las incisiones se hacen en el pliegue que existe bajo el pecho, en la mitad inferior de la areola o en la axila.
  • El cirujano crea un bolsillo, bien detrás de la glándula mamaria o bien detrás del músculo pectoral, donde introducirá la prótesis.
  • Después de la cirugía puedes colocarte un vendaje y/o un sujetador especial para este tipo de intervenciones.

El posoperatorio

  • Te sentirás fatigada y adolorida durante unos días. Si estas molestias no son severas podrás realizar una vida casi normal en unas 48 horas.
  • Es normal que los pechos estén algo amoratados e hinchados después de la operación. La inflamación desaparece en 3 o 5 semanas.
  • Los puntos que cierran las heridas se retirarán a partir de los 10 días.
  • Los pechos están sensibles al tacto durante unas 2 0 3 semanas y es durante este tiempo cuando deberá evitar el contacto físico directo.
  • Cuando esa sensibilidad haya desaparecido, podrá tener el contacto físico habitual. Las cicatrices puedan estar enrojecidas durante unos meses, finalmente se suavizan y toman un tono más normal.
  • Si estás en edad de realizarte controles mamográficos rutinarios, podrás seguir haciéndolos después de la operación (advierte al médico sobre la presencia y localización de las prótesis).

Riesgos

  • La cirugía del aumento de pecho está considerada como un procedimiento seguro, pero existen riesgos inherentes a cualquier operación y de complicaciones propias de este procedimiento.
  • El más frecuente es aquella denominada contractura capsular. Esto ocurre en un porcentaje muy bajo de pacientes (menor del 5 %) y consiste en la contracción de la fibrosis que se forma alrededor de la prótesis.
  • No existe evidencia que indique que la presencia de una prótesis de mama afecte a la fertilidad, a la lactancia o a las gestaciones.
  • Si tienes un embarazo después de tener prótesis de mamas, tus pechos pueden sufrir cambios de tamaño y silueta.
  • De forma ocasional, y generalmente por derivación de accidentes, las prótesis de pecho pueden romperse o rasgarse. Si esto pasa será necesaria una segunda intervención para retirarlas o sustituirlas.

Elevación y reducción de mamas

  • La reducción de mama conlleva la elevación de la misma hasta alcanzar una localización óptima. En caso de que lo que se desee sea la elevación del pecho, esto podrá ir o no ir acompañado de una reducción, o por el contrario un aumento del mismo (con implantes mamarios).
  • Los mejores resultados se obtienen en mujeres sanas, sin enfermedades importantes, psicológicamente estables, en las que existe una caída excesiva de la localización del pecho, acompañada o no por un volumen pequeño.
  • Si piensas tener más embarazos será aconsejable que retrases la intervención hasta haberlos concluido.
  • Una elevación de pecho no tiene por qué interferir con la lactancia, pero debes saber que el resultado de la intervención se verá modificado por el propio embarazo.

¿Cómo se realiza?

  • Antes de la intervención consulta con tu cirujano todas las dudas, inquietudes y se franca a la hora de exponer cuáles son tus expectativas en cuanto al tamaño y situación.
  • Se realiza un examen de los pechos y se le indica qué técnica se empleará en su caso y en qué localización aproximada quedarán las cicatrices.
  • Puede que se le solicite una mamografía.
  • La intervención se lleva a cabo bajo anestesia general, aunque en algunas ocasiones puede ser realizada bajo anestesia local y sedación.
  • Suele durar entre 2 o 3 horas.
  • Cuando la elasticidad de la piel es buena, la reducción va a ser pequeña o el pecho está poco caído, las cicatrices resultantes pueden ser únicamente la periareolar o periareolar y vertical.
  • Una vez establecida la nueva posición de la areola y del pezón y estimada la cantidad de piel sobrante se elimina ésta y se contornea el pecho.
  • Los puntos quedarán alrededor de la areola y en una línea vertical desde ésta al pliegue que hay debajo del pecho.
  • La técnica suele dejar una cicatriz en forma de "T" invertida si la reducción que se realiza es grande.

El posoperatorio

  • Se debe estar ingresada durante 24 horas, con vendajes y drenajes, tras las cuales podrá abandonar la clínica.
  • Te sentirás fatigada y dolorida durante unos días.
  • Si las molestias no son severas podrá realizar una vida casi normal en unas 48 a 72 horas.
  • Los pechos puedan estar algo amoratados e hinchados después de la operación. La inflamación desaparece habitualmente entre 3 o 5 semanas.
  • Los puntos que cierran y las heridas se retirarán unas dos semanas después aproximadamente.
  • Se debe llevar un sujetador apropiado casi todo el día hasta que se indique lo contrario.
  • Notará una leve falta de sensibilidad durante un tiempo estimado (3 a 6 semanas), debido a la inflamación.
  • Las cicatrices puedan estar enrojecidas durante unos meses, finalmente se suavizan y toman un tono más normal.
  • En raras ocasiones estas cicatrices pueden ser de carácter hipertrófico o queloideo, en cuyo caso necesitarán tratamiento médico (pomadas, tiritas) y/o quirúrgico.
  • No debería regresar al trabajo hasta la siguiente semana ni hacer ejercicios bruscos durante un mes.

Riesgos

  • El sangrado y la infección son raros en este tipo de intervenciones.
  • Coméntele al cirujano si fuma, si tiene alguna enfermedad significativa o si toma alguna medicación habitual.
  • Una reducción de pecho deja cicatrices permanentes que varían considerablemente con la técnica que se emplee y con el tipo de pechos que usted tenga.
  • Los trastornos de la sensibilidad en las areolas y pezones son transitorios.
  • No olvides preguntar al cirujano cuál será la localización aproximada de las cicatrices.

Visita nuestra clínica, Hijano Mir, en Málaga.
Hijano Mir paciente elevando mamas